Comunicación para el Bienestar
Convivir.Info
Living Together & Coexisting.



Observatorio Global sobre Convivencia

Economía

Renovación de contrato

Antón Costas. Presidente del Círculo de Economía

Decía Adam Smith que la virtud mas importante en un empresario es la prudencia.

Desde el mundo empresarial y económico, aún, no se sabe ver bien la significación profunda del momento de cambio que está viviendo la sociedad. El capitalismo es maniaco-depresivo y tiene crisis continuas. Pero, hay crisis y crisis y la actual es una de las grandes y trae asociada una crisis social importante. Las crisis sociales suelen emerger en el momento en el que la economía está empezando a recuperarse. La actual crisis social va a cuestionar el actual sistema político y el sistema de economía de mercado.

La economía de mercado no se legitima por el beneficio, su núcleo moral se sustenta en la capacidad de dar oportunidades a la gente. En aquellos países donde la política es de más calidad es porque hay un debate ciudadano de calidad. Allí donde no hay una ciudadanía activa y responsable no hay calidad democrática.

En toda sociedad civilizada hay implícito un contrato social. Un conjunto de reglas que definen el sentido de justicia, de solidaridad, de pertenencia, de participación en un proyecto común. Un contrato social vivo es como un pegamento que permite a la sociedad cohesionarse y avanzar. Por el contrario, en aquellas sociedades en donde dicho pegamento no existe, o existió y se ha deteriorado aparecen elementos de malestar.

En España, por ejemplo, en los años setenta del siglo pasado, los acuerdos de la Moncloa supusieron un contrato social implícito que hizo que el país alcanzase altas cotas de éxito, social, económico y político. Con el tiempo, ese pegamento se ha ido secando como consecuencia de la aparición de nuevos retos, nuevos problemas y también de algunas disfuncionalidades.

España, que sigue siendo una sociedad relativamente acomodada, está en condiciones de acometer, con garantías, la renovación del pacto social que precisa. Sin embargo, existe un malestar profundo en la sociedad como reacción a la evidencia de un fenómeno de corrupción sistémica en la estructura política y al modo en que se ha gestionado la crisis económica.

La economía de mercado no funciona bien con altos niveles de desigualdad. ¿Como es posible que, en los últimos años, España sea el país de la OCDE en el que más haya avanzado la desigualdad? Otro dato: en España, el 73% de los jóvenes entre 18 y 33 años vive en casa de sus padres. ¿Somos conscientes de la importancia de la emancipación en términos de desarrollo? Es decir, de las consecuencias de que personas en la edad en la que deben afianzar su cultura moral y hacerse cargo, con responsabilidad, de su futuro, no estén emancipadas. Los países con altos niveles de innovación en sus modelos productivos los relacionan con altos porcentajes de emancipación temprana.

Hay dos principios que en una sociedad deben ejercerse, primero es el estado de derecho: nada contra la ley. Las normas se pueden cambiar pero no romper. El otro es el principio democrático. Las sociedades disponen de grados de tolerancia al malestar, pero, sabemos, porque así lo indica la historia, que la tolerancia social puede desvanecerse de forma muy rápida.

Por cortesía del Centro de Debate y Desarrollo y Fórum Europa.