Comunicación para el Bienestar
Convivir.Info
Living Together & Coexisting.



Observatorio Global sobre Convivencia

Entrevistas

Mijail Gorbachov

Premio Nobel de la Paz 1990

Entrevista: Luz García

Luz García. Estamos intentando crear ciudades sostenibles. ¿cree que es posible convertir en «sostenible» una ciudad que ya exista y que tenga millones de habitantes?

Mijail Gorbachov. Si visita Tokio, se dará cuenta de que es posible. Hubo un tiempo en que en las calles de Tokio no se podía respirar, había instalaciones que permitían hacerlo, respiradores. Ahora ya no son necesarios.

L.G. ¿No es una utopía?

M.G. Será una utopía si no hacemos nada por conseguirlo. Nos hundiremos Todos.

L.G. ¿Es una cuestión sólo de dinero?

M.G. También de dinero.

L.G. ¿Voluntad y dinero?

M.G. Es cuestión de que la humanidad comprenda que éste es el problema central de nuestra existencia..

L.G. ¿Cree que las guerras futuras van a estar provocadas por problemas medioambientales?

M.G. El problema número uno es el de la estabilidad ecológica, ahí confluye, la política, el mundo de los negocios, la sociedad civil: todos los problemas juntos. 2.000 millones de personas viven en el mundo en condiciones anti-sanitarias, 1.000 millones no tienen acceso a agua limpia. Las enfermedades contagiosas son causadas en el 80% de los casos por falta de calidad en el agua. Sí, creo que las disputas por el agua provocarán muchos conflictos, migraciones, desigualdades sociales…

L.G. ¿Y qué se puede hacer?

M.G. Los estados pueden movilizar los recursos necesarios y establecer normas; pueden legislar y tienen los medios para hacer que se cumplan las leyes. Sin su apoyo es imposible lograr algo, porque serían necesarios cambios, por ejemplo, en las políticas impositivas: apoyo a las empresas ecológicamente responsables. Pero los políticos solos no pueden lograrlo, es un problema que nos afecta a todos, y la sociedad civil debe involucrarse. Tampoco puede actuar un estado por su cuenta, el problema es mundial.

L.G. ¿De igual forma en los países con diferentes desarrollos?

M.G. Todos. En Europa la situación es muy buena, pero incluso aquí existen grandes desigualdades. Otros países están emprendiendo ahora su desarrollo, y piden tiempo para ocuparse de la conservación del medio ambiente.

L.G. ¿Cuál es la tarea que deben desempeñar las fundaciones?

M.G. Las fundaciones tienen un papel muy importante para lograr avanzar en el mundo de la cultura, de la política, del medio ambiente… Son eficientes como influenciadoras de la sociedad y del mundo de la empresa. Es importante que las fundaciones y otras organizaciones sociales presionen, porque el poder político está haciendo muy poco. La sociedad civil debe intensificar su papel en la política.

L.G. Ud. ha creado y preside varias fundaciones.

M.G. He sido fundador de la organización Cruz Verde, que propone soluciones para el problema del agua. También presido la Fundación Gorbachov, un foro para la política mundial y la Fundación Raisa Gorbachov, que apoya investigaciones y avances en el campo médico y científico, especialmente en la lucha contra la leucemia infantil. Uno de nuestros últimos logros ha sido la construcción de un hospital en San Petersburgo, con un presupuesto de 12 millones de dólares en equipamiento, que permite el acceso de las personas sencillas a las altas tecnologías de la medicina, que son muy caras.

L.G. ¿Cree que las empresas están haciendo lo suficiente en el campo de la responsabilidad social corporativa?

M.G. Han tomado conciencia del problema. Hemos estado utilizando un modelo que impulsaba el consumo y el consumo y que ha multiplicado los beneficios de las empresas, pero ha perjudicado a las clases medias. No se puede reducir todo a más consumo. ¿Cuánto va a costar esto a las generaciones presentes y futuras? Creo que es el momento de cambiar de modelo, es la última llamada para hacerlo.

L.G. ¿Cree que vamos a conseguirlo?

M.G. Es la razón por la que me encuentro en la política desde hace más de 50 años. Soy optimista.

Por cortesía de la Fundacion Eduardo Barreiros y la Fundación Mapfre.