Comunicación para el Bienestar
Convivir.Info
Living Together & Coexisting.



Observatorio Global sobre Convivencia

Arte

Arte y bienestar

Juan Carlos Olea Cañizares. Director de la Cátedra de Psicología de la Convivencia. IHCB

El Arte es la expresión de la existencia emocional a través de formas estéticas.

Por ejemplo, acompañamos la palabra hablada con la entonación y el gesto, elementos no verbales que aportan sentido emocional al discurso referido a los objetos y a sus relaciones.

Esa dimensión no verbal de la comunicación hablada podría ser arte si fuese estética.

Caen de las ramas hojas al suelo. La configuración resultante, la sola estructura de las hojas sobre el suelo, llevada a una creación artística sería arte y representa equilibrio natural.

La estética es su marco conceptual y conlleva intencionalidad, es decir, el proceso creador que conduce a un objeto estético no es casual.

A las estéticas las unifica la estructura del equilibrio natural o, si queremos expresarlo de otro modo, igualmente cotidiano, "armonía de las esferas".

El lenguaje no verbal da cuenta de la vivencia interior. El verbal del mundo objetal, incluida la reflexión.

Un acontecimiento y cómo este se vivencie, son dos huellas psíquicas que para adquirir sentido requieren de diferentes modos de representación.

¿Que hay en un poema además de nombres de objetos y de sus relaciones? Hay timbre, ritmo, entonación. Hay símbolos ¿Que hay en una pieza musical además de sonido? ¿Y en una obra plástica, que hay además de materia?

La psicología de la convivencia es una corriente psicológica de orientación clínica en la que la dimensión simbólica es esencial.

Para la psicología de la convivencia lo clínico va más allá de su núcleo rector, la dinámica asistencial que se establece en el despacho de psicoterapia, ya que al venir ocupándose, así mismo, en quehaceres preventivos, abre la posibilidad de la ayuda y la orientación psicológica en muy diversos contextos.

Cada uno requiere de abordajes distintos; desde el acompañamiento al encuentro de la identidad profunda, en ámbitos de cuidada confidencialidad, al asesoramiento y la opinión. En todos ellos se manifiesta la utilidad del uso y la referencia a herramientas de la expresión artística como potentes coadyuvantes para la consecución de mayores niveles de bienestar singular y por eso las integramos cuando procede.

No nos referimos aquí, solo, a tareas creativas orientadas a productos con valor en los social y al efecto de la materia artística, con toda su complejidad, en sus receptores, sino también al espontáneo gesto de quien expresa y/o aviva significativa emoción con un trazo, un ademán, un sonido, un verso, tal vez inexperto, pero con el hondo valor de poder portar una verdad de sentido ante quien y/o quienes, pudiéndolo escuchar, con humildad, lo acompañen.